TODOS “SOMOS SOSPECHOSOS”

13407526_10208540681927469_1101162367_nSantiago Ortíz, Secretario General del Sindicato de Periodistas del Paraguay

Por JAVIER SILGUERO

 

Aunque esta frase es muy común en la jerga policial, no deja de ser preocupante, siendo que los agentes del orden público son quienes deben cumplir y dar cumplimiento a las leyes nacionales.
El hecho –no tan curioso– sucedió con Santiago Ortiz, Secretario General del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), que caminaba tranquilamente por uno de los barrios capitalinos y por no tener consigo su cédula fue demorado y llevado por policías de la Comisaria 2da.

Pudo haber sido cualquier ciudadano, el caso puede darse con cualquier compatriota, por eso decimos que se trata de un hecho no curioso. Sin embargo, a partir del suceso se denunciaron varios atropellos cometidos por los uniformados, lo cual –lastimosamente– ya es una práctica común en el actuar de la policía local. Peligrosamente, todo parece indicar que estamos retrocediendo a épocas pasadas que creíamos ya superadas.

Los agentes policiales necesitan mayor preparación y mejor capacitación a fin de evitar atropellos y violaciones de los derechos ciudadanos, como lo que aconteció con Ortiz, pues las leyes no hablan de que esté prohibida la circulación en la ciudad sin la tenencia de la cédula de identidad. Las normativas nacionales establecen que para exigir documentos o inspeccionar a una persona, el agente de policía debe tener elementos fundados y, mucho más aun, para detenerla, pues para esto se requiere que el individuo sea sospechoso de un hecho punible.

Dicha capacitación es una deuda pendiente de éste y de los sucesivos gobiernos en la era democrática que vive nuestro país.
Por Javier Silguero.

Un pensamiento en “TODOS “SOMOS SOSPECHOSOS”