Delicada noche de mayo

Delicada noche de mayo, en el silencio de las bocinas de los coches que pasan por mi calle, en compañía de una almohada que tomó el papel de confidente quién se encarga de acomodar cada pensamiento, con la luna que refleja su luz en mi ventana, apenas la puedo ver entre la cortina.
En mi mente solo encuentro un campo desconocido donde no puedo verte pero sé que estás ahí, pintando estrellas en ese cielo un poco gris. Te imagino tal y como eres un poco bruto y desesperado contando los días y las horas, analizando todo a tu alrededor, plantando sueños con cada paso apurado, como si eso hiciera pasar las horas y en la noche nos conecta y nos transporta a otro nivel ese silencio estruendoso en medio de la nada..
Ese hilo invisible que marca la diferencia con cada latir..
Aquel pensamiento que choca como espejo y que dice “Espero que esté bien”.
Un sueño que se despierta desnudo para volver por un segundo y arroparse en un abrazo
Un despertar de nuevo y empezar de cero sin prisa ni parada.
Preparando las mejores plumas para el vuelo de este viaje sin regreso.